La Letra Q

Mi primera animación o intento de ella. Al parecer ha sido todo un éxito en la crítica especializada. ¿A que me lo voy a creer y todo?

El otro día hablando con una hermosa amiga me vinieron a la cabeza recuerdos de viejos proyectos míos. Nos remontamos al año 1999. Ese fue mi último año de estudios de Física, el año en que descubrí que era un humanista, no un científico; que no era una máquina de calcular, sino un poeta…. un filósofo. Fue el año en el que me di cuenta de que las “verdades” más valiosas no estaban en ningún planeta externo, ni en ninguna estrella, ni en ninguna galaxia lejana: las verdades más valiosas las teníamos cerca, en nuestro entorno, en nuestros corazones. Decidí en el verano del 99 estudiar por mi cuenta y riesgo nuestra flora, nuestra fauna, nuestra historia…., nuestro entorno, para luego realizar una especie de dossieres/libros en los que, de forma ilustrada y didáctica, se hablara de los recorridos y senderos que por nuestra isla realizaba. Surgieron varias ideas, entre ellas el proyecto de “Laurisilva y Rocas Viejas (Anaga)“. En él quería plasmar mi sensibilidad por nuestra tierra y nuestro entorno, sensibilidad hoy cuestionada, mancillada y manchada por los que dicen defender la importancia de dicha sensibilidad. Con dolor, rabia, tristeza y a la vez añoranza, amor y humildad les presento el Prólogo de dicho proyecto. Gracias Belu por recordarme quién soy.

“Prólogo”

En esta primera parte vamos a intentar conocer el extremo Nordeste de la isla de Tenerife: el antiguo y maravilloso macizo de Anaga. Este sistema montañoso forma uno de los tres vértices de la isla, junto con el macizo de Teno, en el noroeste, y el macizo de Adeje en el sur. Anaga se caracteriza por su riqueza tanto en flora como en fauna. En principio podemos destacar la masa boscosa formada por la laurisilva y la antigüedad de las rocas que forman su suelo. La laurisilva en Canarias constituye un reducto botánico de lo que en su momento cubrió la zona mediterránea europea, allá por la Era Terciaria. Pero para poder entender mejor   las características de la zona de Anaga hagamos un análisis de su geografía.

Este macizo extiende su escarpada superficie desde la costa hasta una altura máxima de 1.020 metros en la Cruz de Taborno. Esta zona de la isla está continuamente influenciada por los vientos alisios, hecho que se manifiesta  con la presencia permanente de nubosidad media y baja en su cara norte. Diferenciamos así tres zonas climáticas que se caracterizan por una flora y fauna determinadas fácilmente reconocibles. En la zona de costa nos encontramos con el llamado piso termocanario árido y semiárido o piso basal, caracterizado por la presencia de tabaibas y cardones. A un poco de más altura llegamos al piso termocanario seco, también caracterizado por un bajo régimen de lluvias y sin llegar a contactar con el mar de nubes que traen los alisios. La vegetación que podemos ver se diferencia por la presencia de palmeras, sabinas y dragos. Por último llegamos al mar de nubes mencionado y con él entramos en el piso termocanario subhúmedo, donde se encuentra la preciada laurisilva. La laurisilva es un cúmulo muy variado de numerosas especies, la mayoría endémicas. Las que más destacan son el laurel, viñátigo, el brezo, el acebiño, el tilo, el mocán,  los helechos, etc. 

Al hablar de fauna canaria, nos remitiremos básicamente al área de la ornitología. En la zona de Anaga podemos destacar la presencia de Gaviotas Patiamarillas, el Charrán Común, el Guincho o Águila Pescadora, Pardelas y Petreles; todos estos en la zona acantilada y costera. En la zona basal destacamos la Paloma Bravía, el Cernícalo y rapaces como la Lechuza o el Búho Chico. Podemos observar también Cuervos y Aguilillas. En la laurisilva podemos ver algunas de las especies ya citadas como cuervos y aguilillas pero destacaremos la presencia de dos especies totalmente autóctonas: la Paloma Turqué y la Paloma Rabiche.

 

Portada de Laurisilva y Rocas Viejas

Portada de Laurisilva y Rocas Viejas

Veamos ahora un poco de la geología de Anaga. Las erupciones volcánicas en Canarias se han caracterizado por  no ser casuales o puntuales, sino que entrañan una relación directa con la estructura fisural de la placa tectónica subyacente a las islas. Es decir, la formación de Canarias se explica con la teoría de los Bloques Levantados. El levantamiento de estos bloques origina fisuras longitudinales en la superficie que se reparten de forma semirregular. Esto provoca que los magmas emergentes originen lo que se conocen como dorsales volcánicas y la sucesión de conos volcánicos alineados. Estas erupciones fisurales provocan que se acumulen materiales a ambos lados del eje estructural. Posteriormente, en función a la litología y pendiente del terreno, los agentes erosivos se encargarán de formar los barrancos, es decir, depresiones perpendiculares al eje estructural mencionado. Fruto de esta erosión y el cese de las erupciones volcánicas, el terreno manifiesta formas volcánicas derivadas como necks o pitones, diques exhumados y mesas. El macizo de Anaga se originó aproximadamente hace 7 u 8 millones de años. En Tenerife es el macizo mejor conservado y el más variado en cuanto a materiales y estructuras. Hoy está muy erosionado y presenta importantes depresiones en forma de barrancos. Como ya se ha explicado, su origen está en la acumulación sucesiva de lavas y piroclastos, hecho que se manifiesta con la presencia de conos enterrados. Encontraremos domos y coladas fonolíticas (ácidas)así como gran cantidad de diques.

Anaga cuenta con numerosos caseríos que han aportado al paisaje un matiz rural y humanizado sin dejar de integrarse en el entorno. Viñas, papas, millo, legumbres, hortalizas y demás productos del campesinado, se cultivan en esta zona. Podemos destacar algunas zonas rurales de relativa importancia como Taganana, Afur, Las Carboneras, Chinamada, El Batán, Roque Negro o Taborno.

 

El macizo de Anaga cuenta con cuatro Espacios Protegidos legalmente reconocidos: El Parque Rural de Anaga, y las Reservas Naturales Integrales de El Pijaral, Ijuana y Los Roques de Anaga. Para reconocerlos podemos ver el siguiente mapa:

Espacios protegidos de Anaga

Espacios protegidos de Anaga

 

 

A lo largo de las páginas siguientes, podremos apreciar detalladamente distintos senderos y caminos que nos ayudarán a conocer Anaga, es decir, su flora, su fauna, su geología y podremos ver in situ los ejemplos que ya hemos citado y muchos más. Esta guía de aficionado incluye fotos de los senderos explicados así como de la vegetación, fauna y formas geológicas más sobresalientes en las zonas visitadas. Mapas detallados de los senderos cogidos, gráficos ilustrativos sobre  los espacios ambientales que se visitarán, explicación de la formación del terreno, consejos para apreciar las aves que podemos ver, perfiles indicativos del desnivel a sufrir, indicación sobre el tiempo de travesía, información sobre el transporte a coger y sobre todo, la poesía inspirada en plena biosfera. Toda esta información y alguna más se verá recogida en cada una de las excursiones que aquí se plantean.

Intentaremos aprender a apreciar todo lo que tenemos a nuestro alcance, valorar nuestros endemismos y adquirir una conciencia respetuosa con el medio ambiente, nuestro entorno, la herencia más sagrada que podemos legar. Ojalá podamos oír algún día el llanto de la laurisilva, identificar nuestros corazones con el mirlo que canta en laureles y viñátigos; ojalá al respirar el sonido de nuestros montes podamos presenciar la historia que sufrieron esos árboles; ojalá fuésemos capaces de descifrar los jeroglíficos de las lavas que ya murieron en lo que hoy son escarpadas curvas y desniveles de palabras; ojalá no crezca más muerte, ojalá que el monte no conozca más el plástico; y que sus aguas corran limpias, que mojen pero que no ensucien; ojalá Antequera, Roque Bermejo, Tamadite, Benijo, Roque Dentro, Punta del Hidalgo, Igueste y Taganana, no sufran más las huellas de desaprensivos que ni sienten, ni piensan en su futuro.

 

Ojalá algún día pueda ver gente [.......] 

Luis A. Quintana Armas

Junio de 1999

Diálogo

Posted on: 1 junio 2009

DSCN1281

- ¿Cómo estás? – preguntó el maestro al niño.

- Hoy sonrío.

- ¿Seguro?

- Seguro.

- ¿Y qué es sonreír?

- Estar contento – contestó el niño con total seguridad.

- ¿Y por qué estás contento hoy? – replicó el maestro.

- Porque he aprendido muchas cosas.

- ¿Y qué es lo que más te ha gustado aprender?

- Que el mundo es finito, que todo da vueltas y vuelve a repetirse; que el tiempo no existe porque siempre es el mismo, que no hay distancias largas sino grandes medidas; que no hace falta estar cerca para sentir el calor de un corazón.

- ¿Y cómo has aprendido todo eso tú solo?- preguntó con serenidad el maestro.

- Lo he visto en el camino que me traía a la escuela – contestó el pequeño.

- ¡Muéstrame ese camino!, ¡quiero estar contento como tú!- pidió el maestro.

- Es fácil: vuelve a ser niño.

amatista3Desde muy niño me gustaba experimentar con las cosas y descubrir qué “secretos” escondían…. Para mi cualquier cosa era un “misterio” que había que resolver y conocer. Quizás de ahí venga mi inicial vocación científica y mi visión racinalista de la vida… Pero en aquellos momentos pre-científicos de mi infancia era más un impulso poético-alquímico lo que me entusiasmaba, impulso poético que luego se convirtió en ciencia para, posteriormente, convertirse en pura filosofía. Mi época pre-científica la recuerdo con mucho cariño y emoción positiva: se mezclaba lo lúdico con la sensación extraña de que aquellos “experimentos” y experiencias debía tomármelos en serio… Jugaba a emular a los científicos, a los escritores, a los investigadores…. me encantaba observar el cielo (el por qué de esa afición es otra historia), hacer lo que yo llamaba “potingues” (mezclas de líquidos con colores y olores distintos que luego coleccionaba…), ir a los barrancos y fincas a mirar plantas y animales como si fuera un explorador, etc… Todo esto y juegos similares eran mi distracción favorita.

SelenitaHoy que estoy investigando emociones e ideas menos racionalistas, menos idealistas, menos metafísicas y más inmanentes, más conscientes y cercanas, vuelvo a conectar con aquel niño que jugaba a descubrir “los secretos de las cosas”. ¡Y mira que me han quedado secretos por descubrir!. Hubo algo que siempre atrajo mi atención científica y que nunca desarrollé: los minerales. Pero es ahora el aspecto científico y/o geológico el que me está gustando de este mundo. Más bien estoy poniendo énfasis en las “propiedades mágicas” que tradicionalmente se le han atribuído. Es muy bonito ver los minerales desde este punto de vista ya que, independientemente de que los minerales puedan realmente “ayudarte” emocional, psicológica o físicamente, tratar con esas cualidades (que como humanos necesitamos estabilizar) a través de los minerales, te ayuda a tomar conciencia de tu estado personal y a dedicar empeño en “sanarte” con estos pequeños mágicos instrumentos…. Por ejemplo, la malaquita es una poderosa gema protectora, el cristal de cuarzo es un potente sanador, el rubí protege tu aura, da pasión y vitalidad, la andalucita calma la irritación y te ofrece coraje, la obsidiana muestra sin piedad tus bloqueos y limitaciones, la amatista y la selenita son grandes limpiadores y te ofrecen claridad mental y serenidad, el cuarzo rosa es la piedra del amor y atrae relaciones puras y limpias, el aguamarina te aporta valentía y te ayuda conseguir tus objetivos, el cuarzo ahumado potencia tu propia aceptación física y tu virilidad….. Es bello y mágico este mundo… ¿quieres saber qué piedra mágica necesitas ahora?….

No sé si se acuerdan del famoso Mito de la Caverna de Platón. Aparece en el Libro VII de la República del filósofo griego y en él se trata de explicar alegóricamente la forma en que se asciende al “conocimiento verdadero”, uno de los valores máximos del pensamiento platónico junto con lo bueno y lo bello.

Cuenta el Mito que hay unos seres encerrados y encadenados en el interior de una oscura cueva a los que sólo se les ha permitido ver del “exterior” una serie de sombras que son proyectadas sobre las paredes de la caverna. Evidentemente, para estos seres la realidad es esa, pues no han visto, ni conocen, ni se imaginan que pueda existir otra cosa que no sean esas sombras. Tampoco saben que esas sombras son eso, sombras, ellos piensan que las sombras son los objetos mismos. Pero un día uno de ellos consigue soltarse y escapar de la cueva. Tras un penoso periodo de adaptación a la luz exterior, consigue reconocer que las sombras no son más que proyecciones de objetos tras ser iluminados con un fuego. Por fin el prisionero loco se siente reconfortado y feliz por haber ascendido al conocimiento verdadero y alejarse de un estado de engaño y mera opinión. Pero, ¿qué le ocurriría al prisionero si vuelve a la cueva y cuenta a sus compañeros lo que ha visto?. Como dice Platón, sus compañeros se reirían de él y pensarían que está con los “ojos estropeados” por haber salido de la cueva y harían todo lo posible por matar a todo aquél que les intentara sacar de su estado.mitocaverna

Pues bien, algo así me ha pasado en mi viaje por el exterior de la cueva. Cuando sales de la vida de los periódicos, cuando tratas de hacer valer tus ideas y conocimientos, cuando tratas de hacerte camino para ser coherente contigo mismo y con tus principios, comienzas un periodo de ascensión a “la verdad” que luego, al ser contada, simplemente no es creída porque para nosotros, la realidad son las sombras, lo que otros nos dicen que es verdadero, honesto y bello.

Amigos, la realidad no es como nos la cuentan, ¡no tengan miedo a abrir los ojos ni piensen que por ello vuestros principios están amenazados!. Hoy por hoy nadie cuenta la verdad de lo que pasa en la política y en la sociedad: NADIE.

Tengo una historia que contar, tengo una historia que compartir, una historia increíble pero real, una historia que a muchos debe no gustar oír, pero que es cierta como la vida misma. Me gustaría que formaran parte de esta apasionante aventura que estoy viviendo, una aventura que es y puede ser nuestra propia lucha, una lucha de verdad, no la lucha de nuestros padres o abuelos en los tiempos de Franco. Tengo algo importante que decirles, sólo espero que no se rían de mi (como haría el cavernícola platónico) ni piensen que se me han estropeado los ojos. ¿Les apetece escucharla?

anillo de agua

Fuente en el Garajonay, por L:Q

Un Anillo de Agua nace de un árbol en la laurisilva. Las aguas del Garajonay se desvían por un momento de su natural cauce para emerger de un tronco misteriosamente. Suena mágico, suena imposible, pero es cierto. Así la probamos nosotros mientras la bruma fría se adentraba por el bosque. Aquel tronco formó un Anillo de Agua cerca de sus raíces para gozo del caminante sediento. En pleno monte de El Cedro, en el corazón del Garajonay, en la isla de La Gomera, hay un árbol que tiene como rama un hilo de agua fresca que cura y purifica…

Ciclos

Posted on: 8 diciembre 2008

ciclojpgYa no sé ni cuántas veces he hablado de los ciclos vitales: vivencias malas que dan paso a buenas, cuando nos proponemos finalizar una etapa y decimos que empieza una nueva, etc… Y la verdad es que empiezo a cansarme de decir que llega una nueva etapa. Llevo entrando en una nueva etapa ya tiempo y creo que lo correcto es decir que todo es un proceso; no una sucesión de ciclos. Todavía estoy aprendiendo cosas, y creo que para cerrar ese supuesto ciclo, antes debo de aprender otras cuantas más. Eso es lo que le pido a la vida en esta re-conexión con mis letras compartidas….

Historial

Visitas

  • 3,775 Visitantes

Müsica

Discover the playlist Sintona LQ with Daguerro
octubre 2014
L M X J V S D
« ago    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.